Aumenta la seguridad, digo inseguridad

Panamá, país catalogado a nivel internacional como buen destino turístico, ahora se enfrenta a una ola, no de turistas, sino de inseguridad en las calles, veredas y aceras.

Aproximadamente van registrados 393 muertos durante este 2021. Con esta estadística quiero iniciar mi recorrido por mi país donde algunas autoridades se hacen los ciegos ante el incremento de hechos delictivos, homicidios y femicidios.

Semanas atrás, en el corregimiento de San Francisco, se dieron varios hechos de violencia y esto alertó a sus residentes y comerciantes, situaciones que a diario se generan en sectores populares.

Cómo está afectando la pandemia a la salud de los jóvenes

Allí salieron los expertos en seguridad hablando qué hay que hacer para minimizar estos hechos, cuestión que la propia población cuestionó de manera negativa dichas declaraciones en redes sociales.

En todos los corregimientos diariamente hay hechos delictivos y que usted conoce, mientras las autoridades pasan por desapercibido al dar una voz de tranquilidad a la población.

Es cierto que no se puede alterar a la población, pero no deben decir que son hechos normales y que los medios de comunicación no debemos exagerar.

Hasta que no vayan cayendo personas inocentes de capa baja, media y alta, no se van a poner los pantalones con correa.

Ustedes conocen quiénes controlan el sistema, dónde operan, viven, con quiénes desayunan, almuerzan y cenan.

Ellos o ellas, son las cabezas de estos grupos delincuenciales. Tienen las manos limpias, no se ensucian no se embarran de nada,

Los de abajo, que andan tarándose balas más caras que las que utilizan los estamentos de seguridad, a ellos que crean la intranquilidad en los barrios, son los que deben atacar.

Atraparlos y colocarlos en un centro de detención especial, en un sitio lejano a la realidad. La juventud se nos está perdiendo, los sujetos ultimados a tiros con balas explosivas en su mayoría son menores a 25 años.

¿Qué hay que hacer?

Pero, ¿Qué hay que hacer para evitar que continúe propagándose estos actos? De primera mano deben organizar un equipo elite con personal capacitado y preferiblemente extranjero quienes efectúen los operativos para desarticular los grupos organizados.

Cuando se penetra en esta célula, las hojas de este árbol delincuencial van cayendo por si solas.

Todo esto debe ir vinculado de una reforma a las leyes contra los delincuentes, para que no salgan a las horas de ser capturados.

La sociedad sale con temor y ahora con ojos en la espalda, pensando que se verán inmersos en un hecho en cualquier sitio.

No nos hagamos los ciegos, la inseguridad penetra en cada punto de Panamá y debemos buscarle solución a priori.

Compartir:
VEA TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas

El amor por los libros

Estar con libros, vivir con ellos, tocarlos, volverlos a saborear, discutir con el autor e incluso encontrarle errores es una fascinación. Solo los que leemos

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.