Se les olvidó la covid-19 y la viruela del mono

Bandas y pandillas vuelven a activarse a nivel nacional

Las organizaciones criminales ya están pasando factura a sus enemigos, luego que para muchos bajaran los índices de la covid-19 y la viruela del mono.

Un trabajo intenso han tenido los equipos de criminalística durante los último cinco días.

¿Qué está sucediendo? Se preguntan cientos de ciudadanos por los constantes hechos de violencia como homicidios, femicidios y suicidios, en el territorio nacional.

Hagamos un escaneo a los recientes hechos ocurridos. Un hombre de nombre Jonathan Lazo recibió múltiples disparos cuando se encontraba en las afuera de un minisúper en la comunidad de Los Robles, específicamente en calle F, corregimiento de Don Bosco.

VEA ESTO: Decomisan 38 mil dólares a dos hombres en San Miguelito

Como antecedente, vale citar al Ministro de Seguridad, Juan Manuel Pino, quien en febrero afirmó que los homicidios habían bajado un 40% en comparación a otros años y que los hechos que se generaron fueron por rivalidades entre organizaciones delincuenciales.

Partiendo de esta premisa y con el homicidio registrado hace menos de 24 horas, en el área este en ciudad de Panamá, podemos informar que se han suscitado 46 homicidios a nivel nacional.

Mientras la situación más crítica se suscita en la provincia de Colón, donde cerramos el mes de junio con 40 homicidios y a pocos días de culminar julio se han generado 13 homicidios, haciendo un total de 53 casos, solamente en la Costa Atlántica.

Para hacer una comparación con respecto al año pasado, para esta fecha en la provincia más generadora de hechos de sangre, Colón, tiene una disminución del 15% de los homicidios debido a que para esta fecha, pero en el 2021, se habían totalizado 68 homicidios..

Mientras a nivel nacional este año se han totalizado 256 homicidios en comparación a esta fecha en el 2021 cuando habían en el libro de récord 318 hechos.

¿La razón?

La consecuencia número uno de la gran mayoría de estos homicidios tiene y está relacionada a los conocidos ‘tumbes de droga’ que se generaron años atrás y que los dueños de la mercancía no olvidan, cobrando esa falta mediante sicarios.

Otra de las razones, y es la más obvia, son los hechos violentos que se generan entre bandas delincuenciales que se pelean el control de estupefacientes y pelean territorios.

La última, y no menos importante, son los casos relacionados a viejas rencillas. Son los más peligrosos, porque fuera de que ultiman al objetivo, también personas ajenas a la situación se ven involucrados en el hecho y muchas veces pierden la vida.

En resumen, aquí no es si baja o aumenta el porcentaje de homicidios, sino que hay que reforzar el plan de seguridad a nivel nacional, atacar de raíz aquellos elementos infiltrados en los estamentos de seguridad, que sirven a las organizaciones criminales y, por último, hacer un trabajo de gestión social en las comunidades más vulnerables donde la inserción de jóvenes a las pandillas o bandas es alta.

Compartir:
VEA TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Últimas entradas

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.