Analisa

Williams Choy

UBUNTU

Yo estoy bien, si tú estás bien.

Cómo ser joven adulto y no morir en el proceso

Vives en una constante espiral de incertidumbres y excesos. Todo eso lleva a una ansiedad extrema que validan las asombrosas estadísticas de padecimientos relacionados con la salud mental.

La construcción de este escrito ha sido complicada, debido a la complejidad del tema y a las enormes dudas, curiosidades y miedos que me causa.

Pero las ganas de aprender y tratar de mejorar como persona, tallerista, consultora y, sobre todo, madre, me lleva a entrar en la tenebrosa profundidad de la crisis del cuarto de vida.

Tengo semanas leyendo, chateando y conversando con hijos, sobrinos, estudiantes y consultantes y aún se me dificulta organizar tanta información, además de la maraña de pensamientos y sentimientos que me envuelven.

Y es que, lo que viven los jóvenes adultos de hoy, es un desbordamiento de excesos, con pocas herramientas innovadoras y mucho juzgamiento y condena de la sociedad.

No quiero caer en comparaciones generacionales, aunque sea muy difícil, ya que mi patrón de pensamiento y acción están claramente moldeadas en los 70s, 80s y 90s.

Así que, aquí voy.

Apreciado y respetado joven adulto:

Inicio estas líneas por decirte que te admiro. Te admiro por la variedad de situaciones, escenarios, ofertas y demandas que viven y que yo nunca, cuando joven, pude imaginar que existirían.

Vives en una constante espiral de incertidumbres y excesos. Todo eso lleva a una ansiedad extrema que validan las asombrosas estadísticas de padecimientos relacionados con la salud mental.

Deseo que encuentres tu capacidad de discernir, de medir tus pensamientos y de calibrar tus sentimientos, porque de las pocas certezas que tengo, es que por ahí están muchas respuestas de la vida.

VEA ESTO: Familia Martinelli pierde 100% de acciones en Global Bank

La presión que tienes es similar a una olla de presión, a punto de gritar y explotar. Hasta las prácticas que podrían darte calma están llenas de pretensiones y de fotos bonitas de Instagram y Pinterest que hay que copiar.

Las expectativas son altas, de parte de la sociedad, y de parte de ti mismo.

Bájale. No tienes que demostrar nada. No tienes que cumplir con estándares.

Cumple contigo, conociéndote, entendiéndote y mejorando lo que tengas que mejorar y, sobre todo, potenciando tus fortalezas que, aunque no lo creas, son muchas.

Busca tu centro, tu poder creativo y a partir de ahí, empieza con simpleza, con la claridad de qué sí y qué no; sin pretensiones y con mucho respeto, primero hacia ti, y después hacia cualquiera que te rodee. Todos tenemos una lógica única, por eso, porque somos únicos, no hay dos como tú.

Sé tú y disfruta de los placeres simples de la vida. Del aire, del sol, de tu familia, de tus amistades, de tus proyectos y confía en ti.

VEA ESTO: Mujer de la etnia emberá puede ser la más longeva del mundo

Siempre vendrán nuevas amenazas, más situaciones que nos lleven a la incertidumbre. Más marcas, modas y todo lo que el sistema de mercadeo por excelencia pone en tu camino para tentarte.

Pregúntate: ¿Lo necesito? ¿Me sirve? ¿Me edifica? Recuerda, menos, es más. No eres menos ni más que otros.  Eres tú y estás bien tal como eres.

Una vez te comprendas y confíes en ti, con un diálogo interno compasivo, que abrace tu existencia entera con tus fortalezas y vulnerabilidades, lograrás ese bendito centro, disfrutando de lo que eres y de tu poder que te lleva a un mundo de oportunidades, en lugar de un mundo de conflictos. 

Depende de ti. No de tu pareja, tus padres, tus amigos, tus jefes ni del Instagram y ni siquiera de Chat GPT.

Eres irremplazable y tienes algo más poderoso que es tu huella y tu unicidad. Úsalo a tu favor

La respuesta ya la tienes tú.

VEA ESTO: Caen tres miembros de secta que torturó a mujeres y niños en comarca Ngäbe Buglé

Compartir:

2 comentarios

  1. Gracias por esta reflexión que nos ayuda a centrarnos en lo importante de esta vida, la simplicidad y el verdadero yo para la felicidad y tranquilidad emocional.
    Como bien dices, no hay que demostrarle nada a nadie, lo importante es sentirse bien con uno mismo.
    Un abrazo Analisa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.