Analisa

Williams Choy

UBUNTU

Yo estoy bien, si tú estás bien.

Conquistando la soledad

Reconozco y acepto que no es tan bueno el exceso de comodidad y soledad. Pues somos seres sociales y sentimos la necesidad de pertenecer y contribuir.

La pandemia permitió que muchas personas se encontraran con ellas mismas. Foto Ilustrativa.

Siempre he vivido rodeada de personas, entre ellas y con ellas; socializando, trabajando y hasta sanando, siempre con gente, hasta que llegó marzo 2020. En ese momento, fue que pude poner un freno a mi vida, empezar a entrar en ella y terminar de encontrarme a solas con mis ángeles y demonios. Fue oscuro, pero con luces de esperanzas y una oportunidad de cambio.

Luego de esos dos años “chifiando tax” y con más de 54 covids mentales, finalmente el virus llegó a mi hace unas semanas y experimenté, durante 7 días, la real encerrona entre cuatro paredes.

Al principio, congestión fuerte, fiebre y cansancio. Me tocó trabajar y ver documentales, el final del juicio de Amber y Johnny, terminar unos libros y leer cuanta noticia había en el ambiente. Tuve vacaciones de la cocina, de los quehaceres de la casa y recibí atenciones de lujo.

Algo que me llamó la atención fue que recibí muchas llamadas pidiendo rezos a mí favor. Y la verdad que no recé, no pedí por mi salud.

En realidad, fueron días de agradecimiento por la vacuna, por la salud, mucha o poca que tuviera, por la comida, por los seres tan queridos, por el amor, el trabajo y por la vida misma. Porque hay dos caminos, el de la oscuridad o el de la oportunidad. Uno elige.

VEA ESTO: Cuentas pendientes pudieran haber provocado asesinato de modelo colonense en Alta Plaza

También aprendí sobre mi soledad. La soledad es tan buena como mala. Mientras amigos y familiares me decían que estaban desesperados por salir de su cuarentena, yo estaba a gusto en mis cuatro paredes entre mi escritorio y mi cama. Y es que la pandemia me regaló soledad. Ese momento de estar conmigo y bien. De no necesitar la actividad, el andar de antes o a alguien, para hacer siempre algo. De aprender a decir no a lo que no quiero hacer o donde no quiero estar.

Hasta el punto que he evadido salir, prefiriendo hacer las reuniones de forma virtual o no tenerlas. Antes podía pasar todo el día, todos los días, dando vueltas y hasta inventando cosas que hacer con tal de mantenerme ocupada. Ahora, además de la necesidad de ahorrar gasolina, hago un par de salidas a la semana, agrupando los mandados de manera impecable. Ahorro y eficiencia, pero, sobre todo, comodidad.

Sin embargo, reconozco y acepto que no es tan bueno el exceso de comodidad y soledad. Pues como dice Alfred Adler, somos seres sociales y sentimos la necesidad de pertenecer y contribuir. Nuestro cerebro es un órgano social que busca afiliación y pertenencia, en otro o en otros, y cuando uno se siente aislado, que no pertenece ni contribuye, la mente, el espíritu y el cuerpo lo resienten; luego empiezan los problemas.

VEA ESTO: Entregarán Vale Digital hasta diciembre de 2022

Dentro de esta nueva conquista a la soledad, como parte de mi camino, tengo que estar muy consciente de mantener el involucramiento social y estar muy pendiente de esa delgada línea entre soledad, evasión, comodidad y comunidad, porque sola no logro mis objetivos de vida. Soy parte de un todo. 

La conquista de la soledad es imprescindible para poder aportar más a tu sociedad desde adentro hacia afuera. Autoconsciencia, aceptación, intención y acción.

VEA ESTO: El liderazgo ahora es más importante que nunca

En esta era de cambios, mantengámonos despiertos. Aprendamos a estar con nosotros y también con otros.  Miremos hacia dentro en silencio. Acompañemos al otro, en silencio, que este tránsito está pesado, pero puede ser peor si no buscamos las herramientas y los apoyos. 

Al final concluyo que más que soledad, lo que necesitamos es serenidad para todos. 

Compartir:

3 comentarios

  1. Que maravillosa reflexión.
    Nos necesitamos mutuamente🤗
    Lo que hay que ir ajustando es la dosis de soledad, convivencia 😘

    Gracias mi querida Ana🧡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Últimas entradas

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.