Divorcio y pandemia

El matrimonio, es considerado como la institución social más importante en la que se establece la integración de una familia, derivada de la ley biológica que exige la perpetuidad de la especie humana.

Foto Ilustrativa

El matrimonio, es considerado como la institución social más importante en la que se establece la integración de una familia, derivada de la ley biológica que exige la perpetuidad de la especie humana. Sin embargo, la actual crisis de salud ha producido una disrupción en la vida matrimonial de muchas personas.

El estrés de la pandemia, el confinamiento, el cuidado de los hijos, el trabajo en casa, las tareas domésticas, entre otras, son las causas de la ruptura de muchos matrimonios desde el año 2020. Muchos que ya existían y se exacerbaron, otros que habían pasado desapercibidos ahora han llevado a un aumento de las cifras de divorcio y separación en la mayoría de los países.

Las discusiones por pequeñas cosas, tales como quién ayuda a los niños en la educación virtual o el uso de mascarillas hasta infidelidades, alcoholismo y violencia doméstica han llevado a que las parejas discutan cada vez más y se enojen uno contra el otro mientras que el aislamiento social, en “burbujas familiares”, no ayuda.

Las cuarentenas y el estar encerrados tanto tiempo uno con el otro no está beneficiando a la relación y más aún cuando no existían buenos hábitos de pareja. Así muchos hombres y mujeres se han enfrentado a la realidad de su matrimonio, la situación económica real en que viven y las deudas que se han ido acumulando antes y después del coronavirus.

El mensaje en la botella y los piratas internos

Lamentablemente, durante esta época, el “darse un tiempo” o separaciones temporales para intentar mejorar la relación no son una alternativa para la mayoría de las personas. La convivencia llega entonces a una crisis, en donde cada uno se percata de las diferencias en la crianza, costumbres y hasta incluso en ideologías adquiridas o que ya estaban presentes en el individuo, como por ejemplo el hecho de decidir vacunarse o no.

Estos conflictos surgidos o exacerbados pueden ser atenuados por el simple hecho de pedir ayuda a expertos en estas situaciones, como son los profesionales de la salud mental, como psicólogos, psicoterapeutas o psiquiatras.

Algunos de los factores que pueden mejorar la convivencia, y proteger a la pareja para evitar un divorcio son cosas tan simples como mejorar la comunicación, tales como decir claramente como uno se siente y lo que uno quiere en el momento sin criticar o culpar a la pareja y no esperar a “después” o “explotar” rellenando a la pareja de reclamos atemporales.

También mejorar la calidad de tiempo que pasan juntos, ya que no es la cantidad lo que va a mejorar la relación. Sin embargo, también entender que somos individuos independientes, y que todos necesitan tiempo para estar a solas y separados, aunque sea dentro de la misma casa. De esta manera se reduce la presión excesiva de uno sobre el otro.

Evitar caer en la rutina también ayuda a que se eviten crisis en la convivencia de los esposos, buscando alternativas a las distracciones a las que se estaba acostumbrado antes de la pandemia.

La tecnología puede aislar a las personas, pero también puede unirlas, y usar las nuevas tecnologías disponibles como las videollamadas en grupo de amistades, familiares o con otras parejas puede ayudar a aliviar el tedio de estar todo el día en el hogar con teletrabajo.

Sin embargo, no todo es negativo. También se ha visto que aquellos matrimonios, que ya eran unidos y fuertes, ahora lo son más. Aquellos que han podido organizar las tareas entre todos los integrantes de la familia, que han podido establecer un equilibrio entre trabajo, el ahorro y la distracción han salido más fuertes durante esta época.

Descubrir los secretos de la pareja y vivir con las consecuencias es extremadamente importante, además de la tolerancia, la paciencia y aprender a no desahogar el estrés contra la otra persona ayuda mucho. Reorganizar las deudas, los ahorros y adaptarse a las nuevas condiciones económicas del hogar también es importante para no hacerse falsas ilusiones y vivir en la realidad es imprescindible, pues los integrantes del matrimonio deben actuar como aliados en los tiempos difíciles.

Guillermo Rodríguez Cárdenas-Médico Psiquiatra

Compartir:
VEA TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas

Pelé se mantiene estable en hospital

Hay expectativa mundial luego que Pelé haya sido trasladado a cuidados paliativos tras dejar de responder a la quimioterapia. Kely Nascimento y Flavia Nascimento, hijas

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.