Priscilla

Delgado

Al Natural

Edadismo, otra forma de discriminación

Aunque Panamá tiene una de las mejores leyes de amparo al adulto mayor, falta conciencia ciudadana para que a los mayores no se les adjetivese ni se señale con epítetos impropios como vemos hoy día.

El edadismo fue un término acuñado por Robert Butler en la década de los 60 para referirse a los estereotipos y prejuicios existentes con relación a la edad.

Edadismo es una forma de discriminación basada en la edad, en donde las personas son juzgadas y tratadas de manera diferente debido a su edad. 

Esta discriminación puede afectar a todas las personas en todas las etapas de su vida, desde los niños que, se les quitan muchos de sus derechos, hasta los adultos mayores.

El edadismo se manifiesta a menudo en estereotipos negativos y prejuicios hacia ciertas edades, lo que puede llevar a la exclusión social, la discriminación laboral y el acceso limitado a ciertos eventos (o discriminación por motivos de edad).

Es el conjunto de estereotipos y prejuicios que presuponen que todas las personas de una determinada edad piensan y se comportan de igual manera o tienen las mismas necesidades o intereses. Son comportamientos edadistas, por ejemplo, excluir o invisibilizar a las personas mayores, infantilizarlas en el trato o presuponerlas frágiles o menos capaces, simplemente por tener una determinada edad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su campaña mundial contra el edadismo profundiza sobre este concepto, sus efectos y el tipo de estrategias a poner en marcha para paliarlo. En este artículo presentamos un resumen.

VEA ESTO: Pagarán quincena a jubilados y pensionados el 5 de mayo

Edadismo institucional: leyes, normativas o servicios que discriminan y limitan las oportunidades o la participación de las personas según su edad. 

Edadismo interpersonal: presente en la interacción entre personas. El lenguaje que utilizamos, por ejemplo, está plagado de términos que perpetúan estereotipos negativos asociados al envejecimiento.

Edadismo autoinfligido: se produce cuando las propias personas mayores acaban interiorizando discursos negativos relacionados con la edad.

Trayendo esta práctica a nuestro país, vemos con mucha frecuencia personas que se les cuestiona porque, a pesar de haberse pensionado, siguen insertados en el mundo laboral, aduciendo que estos mayores les quitan oportunidades a los más jóvenes.

En este caso debo añadir que el edadismo es una situación particular que vamos a encontrar en todas las esferas sociales, sobre todo en lo laboral, en donde vemos que los más jóvenes tienen grandes dificultades para encontrar empleo, en tanto no tienen experiencia y los mayores, que aún siguen trabajando, lo hacen por una experiencia que les precede y que es un conocimiento adquirido incuestionable, pero son rechazados por sus propios compañeros que aluden que el mayor debe acogerse al descanso, aunque esté con todas sus facultades plenas y con todo un bagaje acumulado de experiencias acumuladas.

VEA ESTO: Zulay Rodríguez culpa a Cortizo y Carrizo por caso de lingotes de oro

En este último señalamiento hay situaciones que llevan a los mayores a ser excluidos de muchos círculos sociales, poco apreciados y visibilizados a menos que los mismos ostenten un cargo de importancia o posición social envidiable.

En este sentido, dejar de ser “viejos” para convertirse en “personas distinguidas por sus cualidades”, casi destacando que es una persona mayor y que dependiendo del país así mismo va el trato dado.

En España y Argentina se les dice personas grandes, en Panamá simplemente adulto mayor con diferentes adjetivos que van desde una palabra bondadosa hasta una verdadera ofensa.

El edadismo se ha constituido en una nueva enfermedad de estos tiempos cambiantes distinto en países donde se aprecia la longevidad como un atributo, como un honor (Japón, China, India, África en general) les dan a sus mayores el lugar que merecen con políticas antiedadismo y, por lo tanto, sin mucha discriminación.

Promover el envejecimiento positivo a través de la divulgación de motivación en el cuidado de la salud, manteniéndose activo, educación continua con actividades diversas al aire libre e incorporación de grupos intergeracionales, se hace necesario, mejor dicho urgente.

Procurar una atención médica adecuada sin tener que pedir favores, mismos que a diario escuchamos en los distintos medios de comunicación, que parece dar cuenta que estos adultos ya no son parte del sistema, especialmente si carecen de recursos o de educación.

VEA ESTO: Canciller panameña asistirá a la coronación del rey Carlos III

Aunque Panamá tiene una de las mejores leyes de amparo al adulto mayor, falta conciencia ciudadana para que a los mayores no se les adjetivese ni se señale con epítetos impropios como vemos hoy día, muchos viviendo en la calle y despojados de sus hogares porque nadie se quiere hacer cargo de ellos.

Enseñar y educar es la herramienta para combatir el edadismo.

Compartir:

Un comentario

  1. Excelente tema, lo encontré buscando cosas, no conocía esta información. Que bueno sería que las personas conocieran de esto. Gracias.
    Tampoco conozco mucho de redes, por eso no lleno el espacio de la Web…?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Punto y Seguido

Priscilla Delgado

El menoscabo en el hablante

Es notable la indigencia del vocabulario en las conversaciones en la calle, en los sitios de reunión, hogares, lugares de trabajo, cualquiera sea la posición

Leer mas »

LAS MÁS VISTAS

Últimas entradas

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.