Nuestro Punto

Veracidad, Información y Precisión

Crisis por falta de agua

En Panamá nadie debiera quedarse seco

Al igual que sucede con el agua, a la gente se les ha agotado la paciencia y el malestar crece a niveles que rebasan el discurso, las excusas y la falta respuestas de las autoridades.

Los reclamos de los residentes de varias comunidades establecidas formalmente en Arraiján y Chorrera sobre el deficiente servicio de agua potable resultan más que legítimos

Se trata de un problema de vieja data al cual se le suma el agravante del acelerado crecimiento de la población en ese sector.

Al igual que sucede con el agua, a la gente se les ha agotado la paciencia y el malestar crece a niveles que rebasan el discurso, las excusas y la falta respuestas de las autoridades.

A todas luces se trata de un tema que guarda relación, por un lado, con la equidad, y por el otro, con el crecimiento demográfico de las poblaciones en cuestión, como resultado de las decenas de proyectos habitacionales que se han permitido, evidentemente, sin calcular y mucho menos importar las consecuencias.

Por más que los voceros oficiales o directivos del IDAAN quieran dar explicaciones técnicas sobre las razones del padecimiento de los residentes, ya se alcanzó un punto de aparente de no retorno.

El asunto cobra otra dimensión cuando algunos de los afectados deciden trasladar su malestar a las calles, afectando con ello a terceros e interrumpiendo el libre tránsito por una carretera internacional.

VEA ESTO: Suspenden sectorización de agua en La Chorrera

Todo parece indicar que los afectados esta vez no van a transar por una solución temporal por que los llevará, al cabo de poco tiempo, al mismo punto.

Es aquí, donde el Gobierno debe presentar una propuesta concreta de solución, incluida un fecha de terminación y entrega de la obra que se acuerde y que libere de este suplicio a la mayor cantidad de personas posible. 

Lo anterior implica un mayor control de los proyectos de viviendas que se construyen y venden con publicidad engañosa y que, finalmente, convierten el sueño de tener casa propia, en una pesadilla para gente que es defraudada, en su confianza en la honorabilidad de la empresa privada y en la protección que el Estado debe darles.

VEA ESTO: OPEP anuncia recorte en la producción de petróleo y hay alerta mundial

Habrá quienes argumenten que detrás de estos alzamientos subyacen motivaciones políticas, como sucede cada cuatro años, previo al proceso electoral. 

En alguna medida puede que tengan razón, pero el hecho indiscutible es que en cuanto a distribución y acceso, en muchos sectores de Panamá Oeste y el resto del país, el agua parece mercancía aristocrática, lo cual no tiene sentido en un país en el que, como ningún otro, el agua es, indiscutiblemente, el líquido vital.

Lo anterior no es una expresión cliché, por que los ingresos del Canal dependen del agua, gran parte del turismo gira en torno al agua (playas) y hasta los carnavales tienen como foco de atención el agua, en los ya tradicionales culecos.

Visto así, el agua siempre debe ser prioridad en Panamá y nadie debiera quedarse seco.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.