Priscilla

Delgado

Al Natural

Eso que llaman lectura

Jamás dejamos de leer, y esta práctica se inicia desde el momento en que aprendemos a deletrear las primeras palabras.

La lectura es un proceso cognitivo complejo que involucra la decodificación de símbolos escritos para extraer significado. Es una forma de procesamiento del lenguaje que nos permite: Acceder a la información, desarrollar habilidades cognitivas, ampliar nuestro vocabulario, fortalecer nuestra imaginación, desarrollar empatía y obtener placer y relajación. 

En resumen, la lectura es una actividad esencial para el desarrollo personal, intelectual y social. Nos permite aprender, crecer y disfrutar de la vida de muchas maneras.

Tipos de lectura

Existen diferentes tipos de lectura, cada uno con sus propios objetivos y características:

Lectura informativa: Se realiza con el objetivo de obtener información sobre un tema específico. Suele ser un tipo de lectura rápida y superficial, en la que se busca identificar los puntos clave del texto.

Lectura crítica: Se realiza con el objetivo de analizar y evaluar un texto. Implica comprender las ideas del autor, identificar sus argumentos y formular nuestras propias opiniones.

VEA TAMBIÉN: Y los años golpeando

Lectura recreativa: Se realiza por placer y entretenimiento. Suele ser un tipo de lectura más lenta y profunda, en la que nos permitimos disfrutar del lenguaje y la historia del texto.

La lectura es un hábito que se puede desarrollar con práctica y dedicación. Cuanto más se lea, mejor se desempeñará en ello y más beneficios obtendrá.

Cuando se repite de manera consistente que en nuestro país no se lee, debo señalar que nada es más alejado de la realidad. Apenas nos levantamos, iniciamos nuestro proceso de lectura “leyendo el mundo”, que no es más que leer los anuncios publicitarios, las letras que acompañan la traducción de un evento televisivo o de cine. 

Jamás dejamos de leer, y esta práctica se inicia desde el momento en que aprendemos a deletrear las primeras palabras hasta que estas se lean de corrido con las pausas correctas.

Pero al hablar de lectura debemos descodificar el tipo de lector que somos, algunos datos son importantes para determinar el nivel de lectura comprensiva que llevamos.

Tenemos varios tipos de lectores, que van desde la lectura básica con personas medianamente alfabetizadas que no pueden comprender un libro denso, sin embargo, pueden ser lectores de periódicos y revistas.

VEA ESTO: Mirarnos en el espejo de otros

Los lectores que solo van en búsqueda de información, de datos que les aporte para un trabajo específico.

Los lectores veloces que adquirieron una técnica conocida como (speed reading) la cual combina aspectos diferentes para leer más rápido. Esta forma de leer exige máximo grado de concentración y ejercicios para los ojos.

Dentro de las estrategias de enseñanza- aprendizaje es implícito la comprensión lectora que permitirá una lectura debidamente clasificada de cualquier tema, esto involucra “el saber leer” pensando e identificando las ideas principales, entendiendo lo que dice el texto y pudiendo analizar de forma activa los conocimientos adquiridos.

Por tal razón, es de suma importancia que los estudiantes aprendan a manejar muy bien los contenidos académicos para sacarles el máximo provecho a través de la lectura. 
En la enseñanza superior el buen manejo de las habilidades lectoras y el buen manejo de los textos en todos los formatos, sin duda asegurarán el éxito y progreso académico para los estudiantes.

A los profesionales, la lectura les garantiza mejor competitividad en su vida laboral, gracias a la organización de ideas que nos otorga la lectura como una mejor forma de capacidad de análisis entre obras virtudes.

Los docentes y padres de familia deben garantizar a todos los estudiantes ser lectores críticos y creadores con capacidad de descodificar cualquier texto por complejo que este sea, a fin de adquirir las destrezas necesarias para afrontar la vida. 

Si la lectura sirve para algo es para la capacidad de cambiar nuestra narrativa por una elocuente y convencida y es aquí donde se pone en evidencia el lector del no lector que no es, el cual se maneja con un vocabulario muy precario, contrario al que sí asume la lectura como un placer que forma  parte de su diario vivir.

La lectura de ocio es un acicate contra la soledad, que gira siempre en torno a un encuentro con el escritor y nos devela que con un libro que nos atrape nunca estaremos solos.

El libro y su escritor nos acompañaran y cada palabra que conservemos de una obra leída es algo que nos queda en la bitácora de nuestras vidas.

Compartir:

2 comentarios

  1. Un excelente artículo que permite revalorizar lo hasta aquí aprendido y que a través de la lectura se amplia el horizonte cognitivo y el aprendizaje de nuevos conceptos y estilos narrativos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Punto y Seguido

Analisa Williams Choy

Emociones para qué

Muchos piensan que inteligencia emocional tiene que ver con ser buena gente, educado, muy positivo y feliz, sobre todo en esta Era donde hay que

Leer mas »

LAS MÁS VISTAS

Últimas entradas

Modelo a seguir

Esperamos que la Coalición Vamos por Panamá, sea el motor que impulse a los jóvenes a marcar la diferencia y alcanzar nuevas alturas. Tras mi

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.