Fallece Shoichiro Toyoda, el héroe de Toyota al convertirla en líder mundial

Su padre fundó Toyota en 1937 a partir de una fábrica familiar de telares automáticos creada por el abuelo de Toyoda, Sakichi. La “d” del apellido se cambió a “t” porque se veía mejor cuando se escribía en japonés.

Shoichiro Toyoda logro llevar a la fábrica de automóviles Toyota a los más alto de la industria mundial.

Shoichiro Toyoda, quien dirigió al gigante automotriz Toyota cuando la compañía expandió su producción a Estados Unidos y convirtió a la automotriz en líder mundial del sector y sinónimo de autos de calidad, falleció este martes, a los 97 años.

Shoichiro Toyoda comenzó a trabajar en la fábrica familiar a la edad de 27 años, como director del departamento de inspección. Al principio de su carrera, desempeñó un papel clave en la primera incursión de Toyota en los Estados Unidos, firmando la exportación de 1957 del modelo Crown de la compañía, luego de un viaje por carretera a través de Estados Unidos que incluyó una descarada parada fotográfica fuera de la sede de Toyota Ford en Detroit.

Según un comunicado de la empresa, la causa de la muerte fue insuficiencia cardíaca.

En apenas una década al frente de Toyota, el ejecutivo usó sus talentos como ingeniero, gerente, político y diplomático para encaminar a la empresa fundada por su padre a convertirse en un líder mundial en la industria automotriz, desplazando a la estadounidense General Motors. desde la posición de fabricante de automóviles en el mundo.

Con un perfil diplomático, Toyoda presionó a las empresas japonesas para que invirtieran en las comunidades estadounidenses donde habían construido sus fábricas. En un discurso de 1990, instó a los industriales japoneses a «contribuir al mismo nivel que los estadounidenses» a las organizaciones benéficas estadounidenses, y el gobierno japonés otorgó exenciones fiscales a las empresas que hicieran tales donaciones.

Los estadounidenses quedaron encantados con el modelo Toyota de ultra eficiencia en las líneas de producción y montaje. Toyoda luego lanzó un centro de capacitación gerencial dirigido a ejecutivos estadounidenses. Con medidas como esa, y con concesiones a Washington, ayudó a aliviar las tensiones comerciales.

Las hazañas son aún más impresionantes si se tiene en cuenta que Toyoda se hizo cargo de la empresa en 1982, en el punto álgido de las tensiones comerciales entre Japón y Estados Unidos. En ese momento, los estadounidenses veían con asombro el auge de la industria automotriz cada vez más sofisticada de Japón y temían ver a EE. UU. superado por Japón como la principal potencia económica del mundo.

A pesar de este clima hostil hacia los japoneses en los EE. UU., Toyoda se alió con General Motors en 1984 para traer los autos de la marca a los EE. UU. Y, en 1988, inauguró la primera fábrica de la automotriz japonesa en territorio estadounidense, en Kentucky, cediendo a las crecientes presiones para que los vehículos fueran producidos en EE.UU.

En 1992, cuando dejó el mando de la empresa y pasó a su Junta Directiva, Toyota tenía fábricas en 22 países, y ya se acercaba a General Motors como la mayor automotriz del mundo. El liderazgo mundial se logró finalmente en 2008.

Al final de su mandato, Toyota tenía operaciones en varios otros países y se había convertido en una empresa global.

Tenía un enfoque pragmático para lidiar con las tensiones entre EE. UU. y Japón, en ese momento la primera y la segunda economía más grande del mundo. Toyoda argumentó que si Japón iba a crecer, el país tendría que esforzarse por integrarse con sus competidores, un mensaje que se convirtió en parte de la filosofía corporativa de Toyota.

Tras dejar la presidencia de Toyota, se convirtió, en 1994, en director de la coalición empresarial japonesa más influyente, actuando políticamente en los esfuerzos del país para hacer frente al estancamiento económico de la década de 1990.

Compartir:
VEA TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas

Modelo a seguir

Esperamos que la Coalición Vamos por Panamá, sea el motor que impulse a los jóvenes a marcar la diferencia y alcanzar nuevas alturas. Tras mi

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.