Inglaterra y el mundo despiden a la reina Isabel

La última ceremonia de una serie de eventos para el funeral de la reina Isabel II se lleva a cabo en la Capilla de San Jorge, donde se enterró el ataúd. 

Carlos III junto al féretro de la Reina Isabel III en el Castillo de Windsor

Después de 4 días de velatorio abierto en el que el féretro fue visitado por unas 400.000 personas en honor a la reina Isabel II entre ellas, más de 100 jefes de Estado y realeza de todo el mundo, el cuerpo de la monarca fue enterrado este lunes en el Castillo de Windsor, que está en las afueras de Londres.

«La reina fue enterrada con el duque de Edimburgo en la capilla conmemorativa del rey Jorge VI», dijo el comunicado en el sitio web de la familia real.

La reina fue enterrada junto a su esposo, el príncipe Felipe, en la capilla conmemorativa del rey Jorge VI en el castillo de Windsor, según el sitio web oficial de la familia real.

VEA ESTO: ‘Operación London Bridge’, la agenda a seguir tras la muerte de la reina Isabel II

Aristides Royo, ex presidente y actual ministro del Canal encabezó la delegación de Panamá en Londres.

La corona que acompaña a Isabel II desde que tenía 25 años -cuando accedió al trono del Reino Unido- se ha separado finalmente de la monarca. El objeto permaneció todos los últimos días sobre el ataúd de la reina.

Al final del servicio en el Castillo de Windsor, el cetro, el globo terráqueo y la corona fueron retirados del ataúd. Poco antes, en otro acto de protocolo, el Lord Chambelán, uno de los principales oficiales de la familia real, rompía su cetro como símbolo del fin de sus servicios a la Reina.

VEA ESTO: Sismo de 7.7 de magnitud sorprende nuevamente a México un 19 de septiembre

El féretro con el cuerpo de la reina Isabel II fue trasladado a un sector privado de la capilla de San Jorge.

La familia del monarca abandonó la capilla poco después por la puerta lateral de camino al interior del Castillo de Windsor.

El cuerpo fue enterrado este lunes en un acto privado, que no fue transmitido al público.

Durante la interpretación del himno nacional británico, el rey Carlos III se conmovió.

Compartir:
VEA TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Últimas entradas

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.