Priscilla

Delgado

Al Natural

“La décima”, el verso cantado

Los trovadores son parte de las expresiones populares. Foto Ilustrativa/ MiCultura

La décima panameña es una forma de poesía popular que se originó en España y fue introducida en Panamá durante la época de la colonización. Se trata de una composición poética de diez versos octosílabos, con rima consonante entre el primero, segundo, cuarto y quinto versos, y entre el tercero, sexto, séptimo y octavo versos.

En sus inicios, la décima panameña se utilizaba para contar historias, transmitir leyendas y divulgar información. Con el tiempo, se convirtió en una forma de expresión artística y social, utilizada para expresar sentimientos, emociones y reflexiones sobre la vida.

Es en el campo donde se da la ocasión de cantar décimas, acompañadas del instrumento denominado mejorana, que además es el nombre que se le da a la décima como forma de canto o verso cantado.

Los primeros decimistas panameños fueron los campesinos, quienes la utilizaban para cantar y bailar en las fiestas y celebraciones.
La décima también se utilizaba en las tertulias, donde los poetas se reunían para improvisar sobre temas variados, y se reconoce como inicios las provincias de Herrera, Los Santos y Veraguas, a partir de fiestas patronales, celebraciones campesinas en donde se convoca este espacio que denomina “cantaderas”, las cuales son acompañadas por la guitarra española, la mejorana y el violín y se va desarrollado con distintos tonos o ritmos musicales denominados “torrentes”, que determinan, de acuerdo a su tesitura, el giro que sigue y que de manera clara, se pone en evidencia la alegría o la tristeza.

En el caso del torrente de llanto que es claro un lamento, o el gallino picao, que invita a la controversia del verso, o el denominado contrapunteo como se le llama en otros países a esta suerte de improvisación en donde la memoria juega un importante papel. 

Cabe señalar que a la fecha contamos con más de 32 torrentes acuñados en la décima panameña.

A mediados del siglo XIX, la décima panameña alcanzó su apogeo. En esta época, surgieron decimistas famosos como Juan Antonio Henríquez, José María Torrijos y Eduardo Lara. Estos poetas elevaron la décima a un nivel artístico superior, utilizando un lenguaje más elaborado y temas más complejos.

VEA ESTO: Adelantan pago del Décimo Tercer Mes de los funcionarios para el 23 de febrero

En el siglo XX la décima panameña siguió siendo una forma de expresión popular. Sin embargo, también se convirtió en una forma de expresión artística, utilizada por poetas como Rogelio Sinán, Demetrio Herrera Sevillano y Ricardo Miró.

En la actualidad, la décima panameña sigue siendo una forma de expresión viva y vibrante. Se utiliza en las fiestas, celebraciones y eventos culturales. También se utiliza en la educación, como una forma de preservar el folklore panameño.

Los temas más comunes de la décima panameña son: El amor, la naturaleza, la vida cotidiana, la política, la historia y la religión.

Esta forma de canto se caracteriza por su ritmo y su musicalidad.

También se caracteriza por su ingenio y su humor, además, es una forma de expresión artística y social que ha sido parte de la cultura panameña durante siglos. Es una forma de expresión que sigue viva y vibrante en la actualidad.

En el presente podemos señalar que la misma sigue destacándose debido a su propia expresión musical, con distintos actores en concursos que se llevan a cabo en donde se ve desplegado el talento tanto de niños, mujeres como amantes de este canto que pasa de ser un espacio de fiestas para constituirse en una forma de vida de quienes ejecutan este arte.

VEA ESTO: Matan a motorizado de pedidos a domicilio en Obarrio

Hoy día es todo un suceso folclórico en donde se puede apreciar en los eventos internacionales a estudiosos del tema (poetas populares, improvisadores, repentistas) músicos y cultores de la tradición que se mantiene con vigor y en estos momentos diversos países estudian la presentación de una candidatura multinacional de todos los saberes de la décima ante UNESCO.

Este canto, que tuvo sus inicios en los campesinos como forma de expresión, se sembró para quedarse como parte integral de nuestro folklore y dependerá de las futuras generaciones que el mismo se mantenga y de políticas públicas, a fin de destacar a los creadores de este hermoso arte y tomando en cuenta cómo se lleva esta expresión en países como Colombia, Brasil y España donde los trovadores son figuras destacadas del sentir diario y colectivo, expresado en décimas.

VEA ESTO: Las letras increíbles

Compartir:

2 comentarios

  1. Excelente exaltación de un patrimonio que no debe dejarse atrás! Como siempre, Priscilla pone el acento en lo mejor del Panameño. Ojalá se incentive esta tradición tan propia de nuestra América y se reanimen los Encuentros Internacionales Iberoamericanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Punto y Seguido

Priscilla Delgado

El placer de la lectura

Me refiero a esa lectura lúdica y de placer que todos deberíamos tener al alcance como parte de un ejercicio democrático de cada ciudadano. Nos

Leer mas »

LAS MÁS VISTAS

Últimas entradas

Y los años golpeando

El paso de los años es imposible detenerlo, debemos trabajar en ponderar otro tipo de mujeres, que sean atemporales, que cuidan con vigor su interioridad

Sonríe, sonríe

La risa es una actividad saludable que puede tener un impacto positivo en la salud física y mental. Mi abuela nos dijo que desconfiáramos de

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.