Priscilla

Delgado

Al Natural

La lucha de nosotras las mujeres

El movimiento feminista sigue luchando por la igualdad de género en todos los ámbitos.

La emancipación de la mujer es una historia larga y plagada de obstáculos, que se remonta a varios siglos atrás. En la mayoría de las sociedades, las mujeres han sido históricamente subordinadas a los hombres y han tenido menos derechos y oportunidades que ellos.

Los primeros movimientos feministas surgieron en el siglo XVIII, en el contexto de la Ilustración y la Revolución Francesa. Estos movimientos se centraron en la lucha por los derechos políticos de las mujeres, como el derecho al voto y la representación política.

El siglo XIX fue un período de importantes avances para el movimiento feminista. En 1848 se celebró la Convención de Seneca Falls en los Estados Unidos, que fue una reunión histórica que marcó el inicio del movimiento feminista moderno. En esta convención, se adoptó la Declaración de Sentimientos, que fue un documento fundamental en la lucha por los derechos de las mujeres.

En periodo las mujeres también lograron avances significativos en materia de educación. En muchos países, se abrieron escuelas para mujeres y comenzaron a tener acceso a la educación superior.

El siglo XX fue un período de grandes cambios para las mujeres. En muchos países, las mujeres obtuvieron el derecho al voto y comenzaron a participar más activamente en la vida política.

En el ámbito laboral también logramos avances significativos. Durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, las mujeres reemplazaron a los hombres que habían ido a luchar al frente y demostraron que eran capaces de desempeñar trabajos que tradicionalmente se consideraban masculinos.

VEA ESTO: Presidenta de la Corte dice que quitaría la licencia a abogados que dilatan procesos

En el siglo XXI, las mujeres han logrado importantes avances en materia de derechos humanos. En muchos países tienen los mismos derechos que los hombres, en materia de educación, trabajo y participación política, muy parecido al lugar que tenemos en Panamá.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer para lograr la igualdad de género. En muchas áreas, las mujeres siguen sufriendo discriminación y violencia.

Algunos de los retos a los que se enfrentan las mujeres en el siglo XXI son:

La violencia de género: La violencia de género es un problema global que afecta a millones de mujeres y niñas. La violencia de género puede tomar muchas formas, como la violencia física, la violencia sexual y el acoso.

La brecha salarial: La brecha salarial es la diferencia entre los salarios que reciben los hombres y las mujeres por el mismo trabajo. La brecha salarial es un problema global que afecta a las mujeres de todos los países.

El movimiento feminista sigue luchando por la igualdad de género en todos los ámbitos. El logro de la igualdad de género es un objetivo importante para toda la sociedad, ya que beneficia a todos los miembros de la sociedad.

En nuestro caso, Panamá hoy hemos eliminado muchas barreras y yo diría que hemos logrado conquistar los mismos espacios laborales, políticos y sociales que los hombres.

La exigencia femenina para alcanzar nuevos sitios dentro de la sociedad comienza desde que nacemos y sigue apuntándonos a lo largo de la vida. Las mujeres tenemos el doble de responsabilidades: madres, profesionales, hijas, empresarias, dirigentes.

VEA ESTO: Pedir ayuda es valentía, no cobardía

En todos los casos lo tenemos que hacer bien y esto va desde cómo nos vemos, cómo nos vestimos, hasta nuestra actuación en el ámbito social. Somos la historia que traemos y para poder asumir alguna responsabilidad se nos exige una hoja de vida impecable y demostrar que podemos asumir cualquier reto.

El reto de ser mujer es enorme debido a que, en la mayoría de los casos, estudiamos para ser buenas profesionales, asumimos el papel de madre sin entrenamiento previo, igualmente el de amiga y esposa.

El darnos el lujo de equivocarnos para ser una prerrogativa de los hombres en donde se pondera con menor acritud el error cometido por un hombre y se castiga con crueldad el leve descuido de una mujer.

A partir de nuestra historia como mujeres, deberíamos ser más solidarias con nuestros pares, ayudarnos con sinceridad sin permitir apagar la luz de otras mujeres, tan maravillosas como nos vemos a nosotras.

Es evidente que nuestros principales enemigos somos nosotras mismas y así ha sido demostrado en el mundo entero

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Punto y Seguido

LAS MÁS VISTAS

Últimas entradas

Y los años golpeando

El paso de los años es imposible detenerlo, debemos trabajar en ponderar otro tipo de mujeres, que sean atemporales, que cuidan con vigor su interioridad

Sonríe, sonríe

La risa es una actividad saludable que puede tener un impacto positivo en la salud física y mental. Mi abuela nos dijo que desconfiáramos de

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.