Priscilla

Delgado

Al Natural

Donde se encuentra un saber gratuito

Las bibliotecas y su inconmensurable valor

Con la Ley General de Cultura No. 175 se constituye una nueva ruta y las bibliotecas públicas pasan al Ministerio de Cultura. Foto Ilustrativa

Las bibliotecas no son un invento reciente. De hecho, se sabe de bibliotecas hace más de cuatro mil años. Surgieron en la cultura mesopotámica con una función de conservación de tablillas de barro. La biblioteca tal como la conocemos actualmente pudiéramos decir que tuvo su origen en Grecia, donde encontramos la famosa Biblioteca de Alejandría o la del Pérgamo.

Durante la Edad Media serán los monasterios los responsables de guardar y cuidar la cultura escrita. A partir de la creación de la imprenta y de la apertura de las universidades, se crearán nuevas bibliotecas destinadas a eruditos y estudiosos.

De esta manera se irá desarrollando el concepto moderno de biblioteca, accesible a toda persona interesada y procuradora de información relevante a la cultura. Ya no existe en el mundo ni la censura ni la limitación al estudio y las bibliotecas ayudan a fomentar la educación.

Sin embargo, y con la consideración de cómo y para qué se crean estos centros de consulta, en la actualidad no es fácil conseguir usuarios que sean fieles y constantes en estos centros y se debe básicamente a que muchas de ellas han sido establecidas en sitios en donde no se hizo un estudio de la necesidad de la creación de la misma, contando con una fidelización de los usuarios que va a depender del grado de importancia que crea el funcionario o personas a cargo, así como miembros de la comunidad, por lo que se complica un poco el tenerlas activas y que cumplan su función.

VEA ESTO: Modelo a seguir

Lo que ofrece una biblioteca sin costo alguno, como el conocimiento y cercanía a la información, no la tiene otro espacio con más o menos similares servicios, por lo que las bibliotecas tienen el deber de construir estrategias para promocionar los distintos espacios y acciones propias de este centro.

Para obtener un público constante, las bibliotecas deben tener además de los contenidos conservados en libros variados y un área infantil nutrida de todos los elementos lúdicos para que se propicie los primeros acercamientos de los niños a la lectura, haciéndolos protagonistas asiduos de estos centros culturales.

Panamá y su relación con las bibliotecas es tan larga como accidentada, no obstante, se estableció un marco jurídico en 1907, pero a pesar de estar reglamentadas han ido disminuyendo en número, existiendo 50 bibliotecas y seis han tenido que cerrar.

Con la Ley General de Cultura No. 175 se constituye una nueva ruta y las bibliotecas públicas pasan al Ministerio de Cultura.

Además, en esta Ley se establece un marco jurídico contenido en la ley 331 del 24 de octubre del 2022, que manifiesta dentro de sus objetivos, reformular el concepto tradicional de biblioteca pública, ampliando la optimización de los servicios básicos a brindar, así con un enfoque incluyente, intercultural y participativo.

VEA ESTO: Las dos Panamá

Esta ley permite garantizar que se cuente con el recurso humano, infraestructura, equipamiento y con el acervo bibliográfico necesario para el adecuado funcionamiento.

Este nuevo mandato mediante ley permite la creación de la Red de Bibliotecas Públicas con el objetivo de articular acciones que garanticen el funcionamiento armónico e integrado de todas las bibliotecas del país, así como una prestación de servicios gratuitos.

Este compromiso establecido en la Ley 331  debe ser cumplido a cabalidad a fin de que las bibliotecas no se sigan cerrando y, por el contrario, crezcan en número y espacios dentro de las comunidades con la participación activa de las instituciones comunitarias ya establecidas, como juntas comunales y alcaldías locales, quienes deberán trabajar de la mano con los distintos actores que están dentro del radar de estas bibliotecas, a fin de brindar todo lo necesario para que esa comunidad se apropie del espacio convirtiéndola en un espacio vivo en donde se puedan dar todas las actividades culturales y hasta sociales, propias de una comunidad.

Ahora las bibliotecas deberán ser ese centro aspiracional donde las personas se reúnan, trabajen, investiguen y los niños participen en la lectura de cuentos, con personas que se sientan comprometidas con su oficio al servicio no de ellos, sino de todo un país que reclama que estos centros sean comparables a los de otros países y en donde cada uno tenga sentido de pertenencia y de orgullo, tomando en cuenta que en las bibliotecas se encuentra un saber gratuito.

Compartir:

Un comentario

  1. Ya nadie anda en burro, Priscilla. Ahora se usan automóviles eléctricos o scooters. El nido de los libros se mudó de casa, de los anaqueles de la biblioteca a los nichos de google. Los niños ya no hojean ni paquines, «navegan en la nube»…
    La última edición impresa de la Enciclopedia Británica, de más de 30 mil paginas, data de
    2016. Desde entonces se publica exclusivamente como enciclopedia en línea.
    Se requiere crear la ‘nueva biblioteca’ proactiva, creativa, integrada a la comunidad, con círculos de lectura, lnfoplazas, grupos de seguimiento escolar, talleres de orientación familiar, centros de música, re-creador de tradiciones…. El bibliotecario de hoy ya no puede seguir sentado, esperando pasivamente que le lleguen los ‘clientes’ como por arte de magia. Debe ser un promotor de la cultura, llevándola a tocar puerta por puerta. Ya no más bibliotecas cerradas los domingos ni después de las 5pm!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Punto y Seguido

Priscilla Delgado

Mujeres de la vida fácil

Estas mujeres que merecen mi respeto porque dan la cara y lo admiten, no por otras que también lo hacen y se enmascaran en relaciones

Leer mas »
Luis Miguel Farrugia

El descenso del oso

Durante los últimos tres años ha existido una expectativa creciente de la entrada del mercado de valores de Estados Unidos en lo que se conoce como

Leer mas »
Analisa Williams Choy

El cerebro del corazón

Justo en estos momentos, cuando el mundo, el colectivo, ha aumentado de todas las formas posibles los niveles de estrés, podríamos apelar al poder de

Leer mas »

LAS MÁS VISTAS

Últimas entradas

Modelo a seguir

Esperamos que la Coalición Vamos por Panamá, sea el motor que impulse a los jóvenes a marcar la diferencia y alcanzar nuevas alturas. Tras mi

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.