Priscilla

Delgado

Al Natural

Los panameños nos quejamos de todo

Nos quejamos de todo, pero pocos panameños emigran. Los panameños no nos vamos a otro país a vivir ni por asomo, aquí nos quedamos, aunque digamos que la estamos “pasando muy mal.

Antes de iniciar este artículo debo admitir que Panamá tiene una de las desproporciones más altas en salarios, en donde podemos encontrar pagas de más de 20 mil dólares, pero una gran mayoría vive del salario mínimo, con familias de cuatro miembros -dos niños y dos adultos-, cuyas entradas mensuales no superan los $1500.

Panamá no es un país barato, más bien es uno de los más caros de la región y lo observamos de manera directa en el área de diversión u ocio, donde salir a comer algo para 2 adultos y dos niños nunca baja de 40.00.

Pese a lo anterior, el panameño siempre encuentra la forma de salir a distintos escenarios en donde le sean más cómodos, dependiendo de sus ingresos.

Recién estamos determinando cuántos panameños somos y cuántos vivimos en Panamá con el censo de población, pero las cifras que está arrojando son para pensar y analizar.

Casi todos los panameños viven en casa propia. Panamá es el segundo país del mundo en consumo de cerveza, junto con México.

El 80% de los panameños tenemos celular y los que vivimos en la ciudad muchos tenemos más de un carro en nuestras casas, además de un mínimo de dos televisores por vivienda.

Cierto que tenemos pobreza, es innegable que cada día surgen nuevos marginados del sistema, pero también es innegable que la escuela pública les da acceso a todos y tenemos dos de las mejores universidades de América Central, ambas casi gratis.

VEA ESTO: La música como expresión del arte

Nos vivimos quejando, pero una vez terminó la pandemia a los aviones no les cabía una persona más, porque salimos de viaje.

Nos quejamos de todo, pero todos los sitios de ocio (restaurantes, discotecas y bares) están llenos, ya sea para clase baja media baja, media y media alta.

Nos quejamos de todo, pero pocos panameños emigran. Los panameños no nos vamos a otro país a vivir ni por asomo, aquí nos quedamos, aunque digamos que la estamos “pasando muy mal”, nunca nos aventuramos como hacen los colombianos, africanos, haitianos, venezolanos etc., porque hoy día son muchos.

En los medios televisivos comerciales vemos con tristeza que las noticias buenas son escasas y los noticieros inician con los homicidios y la delincuencia y la” buena noticia” la dan al final.

Poco se habla de las distintas acciones que existen sobre arte y la cultura, a pesar de que Panamá ha dado un enorme salto en este rubro, pero en los medios no está visible para todos. 

Nos vivimos quejando, pero aceptamos los subsidios como si fueran una obligación de los gobiernos seguir subsidiando tantas actividades.

VEA ESTO: Dictan detención provisional a tres hombres por homicidio tras riña en Bella Vista

¿Saben que Panamá lidera la mejor situación para los jubilados con grandes descuentos en muchas áreas de importancia? Pero nos seguimos quejando.  

Hasta cuándo nos vamos a seguir quejando y hablando mal de todo lo que sucede sin buscar lo bueno que tenemos, que es mucho, en este país de dos mares al que podemos recorrer en 6 horas, saliendo de la capital porque la carretera interamericana así lo permite, al igual que las carreteras del interior.

Nos quejamos, pero qué emotivo es cantar “Patria” a todo pulmón y es allí donde todos nos alineamos y sentimos orgullo de patria con esta canción que nos mueve todos los sentidos.

Nos quejamos, pero nuestros niños pueden jugar en la calle, porque Panamá sigue siendo relativamente seguro y los casos que, lamentablemente vemos en los medios, son los menos.

Todavía en Panamá tenemos tranquilidad en los parques, para que nuestros niños jueguen sin miedo y sin tener que ser custodiados por la policía, como sucede en otros países.

Los taxis que tomamos en la calle nos llevarán seguramente a donde queremos ir sin la preocupación que nos hagan un secuestro express. No digo que no se da, sino que son contadas excepciones.

VEA ESTO: Ana Giselle Rosas gana Secretaría de la Mujer de Cambio Democrático

Debemos quejarnos menos y dar la milla extra en lo que hacemos. Solo así podremos llenarnos de orgullo patrio.

Hablemos en positivo, seamos la voz que hace la diferencia, seamos parte de las soluciones y no de los problemas.

Nosotros los panameños, que siempre nos creemos el mejor país, pero solo cuando estamos fuera y queremos regresar, allí vemos las maravillas de este país que solo cierra los brazos para abrazar a quien llega, gente de sonrisa franca y gente maravillosa.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Punto y Seguido

Alex Garcia

El precio de vivir lejos

Panameños y extranjeros diariamente invierten en pasaje y este se eleva entre más lejos viva la persona, siendo un golpe para su economía. Cada día

Leer mas »
Jose Gonzalez

Cuando te toca, te toca

Cuando a mi cuñado le diagnosticaron covid-19, entraron en mi mente muchas cosas. Cuando a mi cuñado le diagnosticaron covid, entró en mi mente muchas

Leer mas »
Priscilla Delgado

Otro diciembre más  

Diciembre es un mes raro, porque viene cargado de tristezas, de añoranzas de aquellas personas que se nos adelantaron, pero por otro lado es un

Leer mas »

LAS MÁS VISTAS

Últimas entradas

Primer debate presidencial

El primer debate dejó más preguntas que respuestas en cuanto a las manifestaciones de la mayoría de los presidenciales. Aunque haya quienes duden del efecto

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.