Mucha expectativa por la salud del papa Francisco en medio de discreción y dudas

Según lo informado por el Vaticano, El Papa Francisco ha retomado el trabajo y no ha tenido más episodios de fiebre y se espera el domingo rece el Ángelus desde la décima planta del Hospital Gemelli de Roma.

Articulo de Sandra Cohen. Especializada en temas internacionales, reportera, corresponsal y editora. Los alrededores del Vaticano siempre son un misterio, la salud de los pontífices tiende a sacudir los cimientos del Vaticano cada vez que amenaza el reinado de su inquilino, generalmente anciano y más vulnerable, de por vida. Es lo que ocurre actualmente con el Papa Francisco , de 84 años, hospitalizado desde el domingo pasado en el Policlínico Gemelli, a quien Juan Pablo II, en una de sus internaciones, denominó «Vaticano número 3» (es decir, la casa tercera del pontífice) .

Francisco se sometió a una cirugía para extirpar parte del colon, que luego resultó ser más grave y extenso de lo previsto . Los fieles se sorprendieron, el mismo domingo, con el repentino anuncio de una operación para tratar la estenosis diverticular sintomática del colon, que ya estaba programada.

La aprensión sobre la salud papal y el escepticismo que genera la información de la Santa Sede están justificados y tienen antecedentes traumáticos entre el rebaño católico. Basta recordar la lenta agonía de Juan Pablo II, que padecía la enfermedad de Parkinson y entró diez veces en el ala Gemelli reservada para los papas.

Experto deportista, a lo largo de sus 26 años al frente de la Iglesia católica, el Pontífice se encorvó y se deterioró visiblemente su salud . Últimamente también mostró problemas respiratorios y dificultades para hablar, contrariamente a lo que dijo el Vaticano. Aun así, permaneció al frente de la Santa Sede hasta su muerte en abril de 2005 .

En este contexto, de discreción y poca transparencia, es natural especular sobre el estado real de Francisco durante su primer ingreso a Gemelli . Al perder parte de uno de sus pulmones desde los 21 años, el Papa ha mostrado vigor y buena salud. No oculta padecer dolores ciáticos crónicos, que intenta aliviar con fisioterapia, masajes y antiinflamatorios.

La extensa cirugía, prevista para coincidir con el período vacacional, suscita dudas sobre el efecto que tendrá en la agenda del Papa. La celebración del Ángelus dominical, desde el balcón del hospital , una semana después de la colectomía, busca dar a los fieles un signo de aparente normalidad.

En una entrevista en 2015, Francisco razonó que la renuncia de Benedicto XVI no debia considerarse una excepción. Incluso predijo que su misión como jefe de la Iglesia Católica sería corta, entre dos y cinco años. Dura ocho .

Compartir:
VEA TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Últimas entradas

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.