Nuestro Punto

Veracidad, Información y Precisión

El peligroso juego de la zozobra nacional

Nos están llevando al límite

Al parecer a Panamá no le bastan la angustia, los padecimientos, las pérdidas y los efectos ulteriores que, seguramente, habrá una vez concluya legalmente el estado de emergencia nacional.

A la tensión propia de casi 20 meses de pandemia y las limitaciones socioeconómicas que trajo consigo, se amontonan a diario una serie de situaciones políticas y sociales que mantienen al país en agitación perenne.

Y no es que la gente está en las calles manifestándose para reclamar que se mejore su situación de vida, sino que, entre las deficiencias en la seguridad ciudadana, la inacción de los funcionarios responsables de dar respuestas en materia vial, de salud, educación y revitalización de la economía, entre otras falencias, en Panamá pareciera que todos estamos sentados sobre una bomba de tiempo.

Es así porque, mientras el pueblo percibe que las soluciones están cada vez más lejos, en contraposición están quienes parecen estar por encima de la ley, de la justicia y de Dios. Es un país de señorones y bravucones.

Aunque se trata de un grupo minúsculo, de diferente talente y variopinto en sus maneras, este sigue haciendo del país un tablero de ajedrez en el que mueven las fichas a su antojo, sin advertir que nos están llevando al límite.

Nos la pasamos de escándalo en escándalo, con denuncias que van y vienen, con leyes para todo y que sirven para poco y en debates insulsos que, generalmente, no llevan a ningún lado por carecer de sustancia y dirección.

Y así nos llevan de sobresalto en sobresalto. Pareciera una rutina prefabricada para que el país zozobre y que los que están tratando de hundirlo, después se presenten como salvadores. Es un juego perverso y peligroso.

Ojalá el pueblo no caiga en esa maniobra; en esa práctica nociva que muchos patrocinan y que consiste en desarreglarlo todo para después convertirse en componedoras de la nada.

Pongámonos en alerta, hay que acabar el juego de la zozobra nacional y enfocarnos en lo que realmente es necesario para salir adelante: Trabajar, hacerlo con compromiso y dejar atrás a quienes prefieren ser anclas y pescar en río revuelto, en vez de ser capitanes de la nave del progreso nacional.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Últimas entradas

Vamos por un Panamá mejor

Me lanzo al ruedo de la política, porque amo a Panamá, la llevo en mi mente y mi corazón. Quiero aportar mi granito de arena

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.