Pacquiao insiste en buscar la presidencia Filipina

Manny Pacquiao aceptó el martes el desafío del presidente Duterte para que brinde detalles de sus denuncias reportadas de corrupción en su administración, y dejó indicios generales de que entre los que quería que se investigara está el Departamento de Salud y su manejo de adquisiciones multimillonarias para el gobierno durante la Pandemia.

Pacquiao insiste en buscar la presidencia Filipina
FOTO: The wRap

Después de su próxima pelea, puede llegar una completamente diferente. Después de dos años de inactividad, la leyenda Filipina del boxeo mundial, Manny Pacquiao está «hambriento» de la victoria en el ring donde se enfrentará en agosto a lo que podría ser el último combate de su carrera, antes de enfrentar el desafío de disputar la presidencia del país.

La pelea está programada para el 21 de agosto, en Las Vegas, contra el estelar Estadounidense Errol Spence. Será la ocasión para que el héroe deportivo Filipino demuestre, a sus 42 años, que la edad es relativa, sin olvidar el lucrativo premio que puede recibir antes de lanzarse a la carrera presidencial el próximo año.

“Daré a conocer mi decisión en el momento adecuado, tal vez después de la pelea”, dijo a la AFP Manny Pacquiao, actualmente senador, en su ciudad natal de General Santos, donde entrena.

De momento, dice que está enfocado en el duelo contra Spence, quien ostenta los cinturones de peso mediano del Consejo Mundial de Boxeo (WBC) y de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) desde 2017.

Pacquiao, quien suma 62 victorias, 7 derrotas y 2 empates, peleará por primera vez desde su victoria en julio de 2019 contra Keith Thurman por el cinturón de peso welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Después de no poder defenderlo, fue retirado del cinturón en enero.

La edad de Pacquiao y su tiempo fuera del ring no asusta a este hombre que, salido de la pobreza, ha logrado convertirse en uno de los mejores boxeadores del mundo.

“Siento que todavía tengo hambre. No veo la hora de pelear… tengo la misma sensación que cuando tenía 22 o 23 años ”, dice.

Pacquiao generó controversia cuando dio el salto a la política en 2012, primero como miembro del Congreso y luego del Senado, mostrando su apoyo a la pena de muerte y describiendo a las parejas homosexuales como «peores que animales».

Si se convierte en presidente, Pacquiao promete no relajar sus esfuerzos, empezando por enviar a «cientos o miles» de políticos corruptos a una «megaprisión» construida para ese fin.

«La corrupción causa tantos problemas en este país que no hay desarrollo, no hay crecimiento económico, no hay mejoras», analiza.

– La presidencia, una misión difícil –

Su estatus de estrella en un país obsesionado con la fama situaría teóricamente a Pacquiao en una posición de fuerza en la carrera presidencial, aunque no tendría segura la victoria.

Una disputa pública con el presidente Rodrigo Duterte sobre la corrupción oficial y la gestión de una discrepancia marítima con Pekín podrían erosionar bastante el gran apoyo con el que cuenta actualmente el boxeador.

Hasta hace poco, Pacquiao era un partidario de Duterte y su polémica guerra contra la droga, sobre la cual los fiscales del Tribunal Penal Internacional quieren investigar por presunto asesinato ilegal de decenas de miles de personas.

Compartir:
VEA TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.