Nuestro Punto

Veracidad, Información y Precisión

Para los transportistas todo y para el pueblo nada

Para alcanzar su cometido se han valido del chantaje y la amenaza, en el sentido de insistir en un inminente aumento del pesaje, en caso de que papá Gobierno no responda a sus quejas.

Ciertamente los precios de los combustibles han volado alto, lo que ha traído consigo aumentos importantes en muchos bienes y servicios, pero principalmente en los de primera necesidad.

En medio de este panorama, la Cámara Nacional de Transporte (Canatra) y otros sectores relacionados con la movilización de pasajeros, han iniciado acciones de presión ante del Gobierno con la finalidad de que se les dé algún soporte para atenuar el impacto que el alza de los combustibles ha tenido en ellos.

Para alcanzar su cometido se han valido del chantaje y la amenaza, en el sentido de insistir en un inminente aumento del pesaje, en caso de que papá Gobierno no responda a sus quejas.

Ingenuamente, algunos usuarios han manifestado su apoyo a los transportistas, basados en que se les debe dar respuesta a su solicitud de subsidio porque si no subirán los pasajes y las tarifas.

VEA ESTO: Corte Suprema para la fiesta a alcaldes y representantes, no podrán tener licencias ‘con sueldo’

Tanto el Gobierno como los ciudadanos sabemos que los transportistas nunca han necesitado de las variaciones de los precios de la gasolina y el diésel, como tampoco han considerado la situación de la población, para aumentar las tarifas a su antojo. Los suban cuando les da la gana.

Aunque hay leyes que regulan el ejercicio del transporte público, ya sea colectivo o selectivo, los transportistas –mucho más los taxistas- se aferran dizque a la ley de la oferta y demanda para cobrar lo que quieren. ¿Qué nos garantiza que, una vez reciban el subsidio, acabarán con el abuso?

Además, el aumento de marras no solo los afecta a ellos. La gran mayoría de los panameños, que tienen autos particulares, han tenido que llevar la carga del aumento que en muchos casos es hasta de 10% y 15% por encima del precio habitual. A esto hay que agregar el aumento de precio en todo. ¿Y quién la da un alivio a tanta gente?

Ahora, también se pretende sacar de los impuestos de todos, otro apoyo para el sector transportista que casi nunca se ha mostrado empático con los usuarios.

No nos oponemos a que se busque una solución temporal a la crisis que, ciertamente, no es responsabilidad de ningún panameño, pero no podemos aceptar que esa respuesta pase por la amenaza, la intimidación y el cierre de calles, que al final termina perjudicando a quienes supuestamente están protegiendo.

VEA ESTO: Crimen de empresaria chiricana podría envolver a varios cómplices

Hay otros aspectos que agravan la situación y uno de ellos es la excesiva cantidad de unidades de taxi que hay en todo el país.

Ese es un tema sobre el cual hay que poner atención; porque parece ser la clave de todo lo que pasa alrededor de ese negocio, así como los piratas, que disimuladamente, han quedado como legalizados por la mirada complaciente de todos.

Los precios de la gasolina y el diésel son un problema, pero también lo es el relajo organizado del transporte; y mientras gobierno y transportistas no se pongan de acuerdo para arreglar eso, no pueden seguir malgastando nuestros impuestos.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Últimas entradas

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.