Salud mental en la insuficiencia renal crónica

La Insuficiencia Renal Crónica generalmente se desencadena, en la mayoría de los pacientes, por enfermedades crónicas como la hipertensión arterial y la diabetes mellitus.

La Insuficiencia Renal Crónica (IRC) es un síndrome progresivo e irreversible de las funciones renales que genera consecuencias físicas y daños psicológicos para el individuo. Esta enfermedad crónica es de evolución lenta, duradera y que requieren tratamiento permanente, por lo que es necesario que el individuo cultive hábitos y actitudes que promuevan la conciencia del autocuidado. Por lo tanto, adherirse al tratamiento es esencial para el control de esta enfermedad crónica y el éxito de la terapia.

La IRC se conceptualiza como un síndrome irreversible y progresivo de las funciones glomerulares, tubulares y endocrinas del riñón, lo que resulta en una afección llamada uremia.

Los principales signos y síntomas descritos son: debilidad, fatiga, confusión mental, dolor de cabeza, prurito, edema, amoníaco («aliento urémico»), náuseas, vómitos, anorexia, estreñimiento, diarrea, anemia, infertilidad, calambres musculares, osteodistrofia renal, hasta la muerte.

Dado esto, los tratamientos existentes para la enfermedad renal se caracterizan actualmente por tres tipos: diálisis, trasplante de riñón y tratamiento conservador. La diálisis es un método para eliminar toxinas endógenas y exógenas que ajusta el desequilibrio electrolítico y regula el volumen de líquido de los pacientes con IRC. Por lo tanto, la IRC, además de traer consecuencias físicas al individuo que la experimenta, también trae daño psicológico, modificando su estado mental y emocional, esto cambia su vida cotidiana, y también se caracteriza por ser un problema social, que interfiere con el papel que el paciente juega en la sociedad.

Actualmente, en Panamá el tratamiento más frecuente de la Insuficiencia Renal Crónica es la Diálisis Renal. También conocida como hemodiálisis, es un tratamiento para filtrar las toxinas y el agua de la sangre, como lo hacían los riñones cuando estaban sanos.

VEA ESTO: Vía Centenario será único acceso hacia y desde el interior este domingo y lunes

Ayuda a controlar la presión arterial y a equilibrar los minerales importantes en la sangre como el potasio, el sodio y el calcio. La diálisis renal no es una cura para la insuficiencia renal, pero puede ayudar a que el paciente se sienta mejor y viva más tiempo. Este debería ser un tratamiento temporal, mientras se realiza un trasplante renal. Sin embargo, debido al desbordamiento de los pacientes con insuficiencia renal y su detección en estadios tardíos de la enfermedad aunado a la escasez de donantes compatibles, el trasplante renal es un tratamiento que no está disponible para la mayoría de los pacientes.

La Insuficiencia Renal Crónica producirá una serie de secuelas psicológicas y emocionales en el paciente, que pueden manifestarse como trastornos psiquiátricos y que requerirán de atención especializada del personal de salud mental (enfermera especialista en salud mental, psicología y psiquiatría) e incluso tratamiento psicofarmacológico. Esto, junto con la misma enfermedad, traerá consigo un deterioro de la calidad de vida del paciente y de sus familiares. Entre estas patologías se encuentran:

Depresión

Es una enfermedad que se produce en aproximadamente un tercio de todos los pacientes que reciben hemodiálisis, la cual se caracteriza por síntomas de tiempo prolongado como tristeza, llanto, pérdida de interes en los placeres de la vida, ansiedad, irritabilidad, desánimo, desgano, etc.

Deterioro cognitivo

Se ha podido determinar que en la Insuficiencia Renal Crónica puede haber pérdida de memoria, dificultad en la concentración, que puede inclusive ir progresando hacia una demencia o empeorar dicha condición médica. Esto se puede ver a medida que el paciente se va deteriorando durante el transcurso de la enfermedad.

Ansiedad

Entre un tercio y la mitad de los pacientes con IRC pueden presentar síntomas ansiosos, entre los cuales están el insomnio, estrés, se enojan por cualquier cosa, fobia social, etc.

Demencia

Es un deterioro cognitivo progresivo que puede estar asociado a alteraciones de la conducta y el comportamiento, que durante el proceso de hemodiálisis pueden empeorar y volverse mucho más severas o acelerarse durante la Enfermedad Renal.

VEA ESTO: Llueven críticas a Lombana por acercamiento con Martinelli

Prevención de la enfermedad renal

La Insuficiencia Renal Crónica generalmente se desencadena, en la mayoría de los pacientes, por enfermedades crónicas como la hipertensión arterial y la diabetes mellitus. Sin embargo, en un pequeño número de pacientes, puede deberse a otros problemas médicos como son la exposición prolongada a pesticidas, complicaciones durante el embarazo, intoxicación grave por sustancias (como medicamentos, etc.) y otras enfermedades agudas o crónicas. Debido a que la mayoría de los pacientes se debe a dos enfermedades principales, se pueden resumir las medidas de prevención de la IRC:

  • Dieta saludable (usar sal lo menos posible y una dieta mediterránea).
  • Ejercicio físico.
  • Evitar el sobrepeso y mantener un peso saludable.
  • Dormir lo suficiente.
  • No fumar.
  • Limitar el consumo de alcohol.
  • Realizar actividades para reducir el estrés.
  • Control adecuado de las enfermedades crónicas, como la hipertensión arterial, la diabetes y las enfermedades cardiacas.
  • Atenderse periódicamente con su médico de cabecera.

VEA ESTO: Asesinan a sobrino de ‘Cholo Chorrillo’ en San Joaquín

Vivir bien con diálisis de la Insuficiencia Renal Crónica:

Si la persona ya ha sido diagnosticada con enfermedad renal crónica avanzada, es muy probable que sea puesta en diálisis renal en espera de un trasplante renal, el cual se realiza en Panamá en centros hospitalarios del Ministerio de Salud, la Caja del Seguro Social y algunos hospitales privados. Para mejorar su condicion emocional es importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • Apoyo Emocional de los familiares.
  • Seguir realizando las actividades que le complacen.
  • Informarse sobre la enfermedad renal crónica (IRC).
  • Mantener contacto con otras personas.
  • Buscar apoyo adicional de un profesional de la salud mental.
  • Realizar ejercicios de relajación como la meditación y las formas moderadas del yoga, así como la oración.
Compartir:
VEA TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas

Primer debate presidencial

El primer debate dejó más preguntas que respuestas en cuanto a las manifestaciones de la mayoría de los presidenciales. Aunque haya quienes duden del efecto

Suscríbase a nuestro boletín

Veracidad, Información y Precisión.