¿Qué es la inflación y cuáles son sus variantes?

La inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios en un país durante un periodo de tiempo sostenido, normalmente un año.

Foto: ilustrativa

La inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios en un país durante un periodo de tiempo sostenido, normalmente un año.

En pocas palabras, antes podías comprar más cosas con el mismo dinero y ahora ese poder de compra bajó porque, aunque tienes la misma cantidad de dinero, los precios subieron.

CAUSAS DE LA INFLACIÓN

El precio de un producto o servicio sube cuando crece la demanda por ellos. Por ejemplo, los pasajes en bus en fin de semana largo. Como hay más gente que quiere viajar en bus, su costo sube.

Cuando sube el precio de los recursos para fabricar un producto. Por ejemplo, si tengo una pastelería y sube el precio de la harina, tendré que subir el precio de mis pasteles para seguir ganando dinero.

Cuando las autoridades fabrican más dinero para estimular el consumo de las personas. La lógica es que si hay más dinero circulando, las personas tienden a gastar o consumir más. Pero si la producción de bienes y servicios no va a la par, entonces subirá el precio porque habrá más demanda.

Tipos de inflación

En función de la magnitud o el porcentaje de aumento, podemos encontrar diferentes tipos de inflación:

Hiperinflación

Se produce cuando el aumento de los precios es mayor al 1.000% anual. La hiperinflación trae consigo enormes crisis económicas a los países, ya que el dinero pierde prácticamente todo su valor, incluso llegando a estar por debajo del precio del papel en el que está impreso. Un ejemplo es el caso de la Alemania de entreguerras, cuando el marco se depreció una barbaridad y los precios cambiaban cada día… ¡y hasta por horas!

Inflación galopante

Suele venir provocada por grandes cambios económicos en un país y se produce cuando se alcanzan niveles de inflación de 2 o 3 dígitos en un plazo, normalmente, de un año. Esto trae consigo que un producto pueda llegar a duplicar o triplicar su precio en ese periodo de tiempo.

Inflación alta

Es una subida de precios que superan el 3-4%, pero no llegan al 10% anual. Si es un fenómeno temporal, como ha sucedido a principios de 2021 por el efecto comparativo con la durísima primera mitad de 2020, no es un problema importante, pero si persiste en el tiempo la erosión que produce en los ahorros también es muy fuerte.

Inflación moderada

Aquí la subida de precios se queda entre el 2% y el 4%, que está por encima de lo que los economistas consideran ideal para el crecimiento económico, pero no demasiado. Se considera que en estos niveles los bancos centrales tienen suficientes armas para actuar y llevar este nivel de inflación a una zona de control.

Inflación controlada

Es una inflación moderada de subida de precios que ronda el 2% anual, es decir, una subida de los precios suave que se mantiene relativamente estable.

Tradicionalmente, los bancos centrales de EEUU y Europa han sostenido que una inflación estable alrededor del 2% o ligeramente por debajo supone el mejor panorama para un crecimiento económico saludable e intentan actuar con su política monetaria y de tipos de interés para mantener los precios en torno a esa cifra.

Deflación

La deflación es la inflación negativa, es decir, un descenso generalizado y prolongado de los precios de bienes y servicios. Por norma general va asociada a las recesiones, tal como sucedió durante la Gran Depresión.

Actualmente Japón es el más claro ejemplo de país en deflación. Esto hace que se contraiga el consumo y que el crecimiento económico vía medidores como el PIB sea débil.

El motivo: ante una esperada bajada continuada de los precios, los japoneses posponen en ocasiones sus decisiones de comprar.

CoNEP propone la generación de 200 mil empleos para reactivar la economía

Cómo se mide la inflación

En la mayoría de países, la medida de la inflación toma como referencia el Índice de Precios al Consumo (IPC).

Se trata de un indicador en el que se valoran el precio de un conjunto de bienes y servicios representativos de la canasta básica que consume la población de un país, calculados de forma ponderada.

Panamá, una economía pequeña y dolarizada, tuvo uno de los resultados de crecimiento más sólidos de América Latina y el Caribe antes de la crisis de la COVID-19.

El país creció un 4,7 % en promedio de 2014 a 2019, mientras que América Latina creció un 0,9 %.

El rápido crecimiento y la gestión fiscal prudente permitieron a Panamá alcanzar el grado de inversión y acceder a los mercados de financiamiento privado a bajo costo.

Sin embargo, el crecimiento no se tradujo en equidad: mientras que la tasa de pobreza nacional (US$5.5/ día, Paridad Poder Adquisitivo-PPP de 2011) se situó en el 12,1 % en 2019, la pobreza en las zonas rurales era seis veces mayor que en las zonas urbanas.

Foto: Evolución anual de la tasa de inflación en Panamá desde 2015 hasta 2026 tomada del sitio es.statista.com

El banco mundial en su página mención que panamá sufrió el mas grave brote de Covid-19 de américa latina se estima que hubo una reducción de mas del 20% en el 2020 en el mercado laboral y la pobreza aumento aproximadamente al 19%.

En consecuencia, el déficit fiscal se amplió al 10,3 % del PIB en 2020. La expansión fiscal se financió principalmente con deuda, que fue posible por el amplio acceso al financiamiento multilateral y de mercado. La deuda pública total saltó de US$ 31 mil millones (46,4 % del PIB) en 2019 a US$ 36,9 mil millones en 2020 (69,8 % del PIB).

La reducción de importaciones y la actividad resiliente en el Canal de Panamá ayudaron a reducir el déficit en cuenta corriente en 2020 al 0,2 % del PIB. Por el lado del financiamiento, la Inversión Extranjera Directa cayó del 5,5 al 3,2 % del PIB en 2020.

Foto: Crecimiento del PIB (% anual) – Panamá tomada del sitio web datos.bancomundial.org

El desafío de Panamá es reactivar el crecimiento y, al mismo tiempo, garantizar que los beneficios también lleguen a las zonas rurales y a los grupos tradicionalmente excluidos. Los desequilibrios fiscales son un importante riesgo a la baja para el crecimiento. Entretanto, las reformas en la regulación -especialmente de la energía y el agua- en la formación profesional y en la eficiencia del sector público para apoyar nuevos motores de crecimiento, podrían incrementar el PIB potencial.

Los retos para mantener a Panamá como una de las economías más estables de la región dependen de que los actores políticos y de sociedad civil trabajen para sentar las bases de la recuperación de los niveles antes de la pandemia.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas

La música como expresión del arte

Repasando la historia de los que escribieron e hicieron música, pude verificar que las grandes letras de los cancioneros del mundo han sido construidas desde

El bitcoin, cómo lo vemos

Qué es el bitcoin, es una criptomoneda que tiene variados usos. Puedes comprar un bien u obtener servicios, siempre y cuando existan lugares que lo

Abrir chat
1
Hola
¿En que podemos ayudarle?